Protección contra rayos ecológica

¿Cuidar los rayos?

Los rayos son uno de los recursos naturales más valiosos. Los cuales activan el ciclo del nitrógeno contribuyendo a fertilizar la tierra y produciendo grandes cantidades de ozono. Sin embargo no podemos cuidar los rayos como cuidamos lo verde o el agua, entonces ¿cómo contribuimos a cuidar el planeta en el caso de los rayos?

¿Por qué la protección contra rayos es ecológica?

Para responder a esta pregunta analicemos tres ejemplos donde reciben el impacto de un rayo pero no existen las medidas suficientes de protección.

Primer Caso

Supongamos que usted vive en un edificio habitado por 100 familias las cuales poseen en promedio 150 televisores, 100 computadores, 100 neveras, 100 electrodomesticos de cada tipo.

Consecuencias:

Destrucción del equipo electrónico el cual se convierte en basura altamente contaminante.

Segundo Caso

Asumamos que se encuentra en una empresa industrial donde existen procesos de fabricación en serie.

Consecuencias:

Se producen daños en la planta de producción. Estos implican otros daños colaterales (materia prima, equipo electrónico, proceso de fabricación, etc.) que en definitiva impactan el medio ambiente.

Tercer Caso

Imaginemos que se encuentra en una ciudad de alto tráfico rodando su vehículo para llegar al trabajo.

Consecuencias:

Se dañaron los semáforos del sector por eso usted sencillamente queda atrapado en una nube de monoxido de carbono.

Quiero que estemos conscientes de cuidarnos y cuidar el planeta. Pensar en el medio ambiente implica tomar medidas de protección contra los rayos; ¿cuáles?

Medidas de protección contra rayos

Lo mínimo que se puede hacer para protegerse contra los rayos es adoptar un nivel de protección contra rayo LPL Clase III; acorde con las normas técnicas IEC 62305-3, NTC 4552-3 y RETIE. Algunas regulaciones recientes, como la Alemana, adoptaron el nivel Clase III cómo el mínimo nivel de seguridad a implementar en los edificios que debido a su uso pueden presentar graves consecuencias por impacto directo de rayo.

Por ejemplo centros educativos pre-escolar, escuelas primarias, escuelas secundarias y universidades, hospitales, centros comerciales, lugares con alta concentración de personas, y lugares esenciales para la comunidad relacionados con servicios públicos, puertos, aeropuertos etc.

También es fundamental en los edificios altos con riesgo de impacto directo de rayo, con peligro de incendio. En la mayoría de los casos estos edificios no poseen sistemas de evacuación como helipuerto o escaleras exteriores de emergencia ni han implementado un plan de contingencia o evacuación; además los cuerpos de bomberos locales no poseen equipos especializados para rescate y evacuación.

Conciencia ecológica con protección contra rayos

Cuando vemos los desastres por televisión nos damos cuenta de la realidad, pero cuando los sufrimos directamente nos volvemos conscientes de la realidad. Cuando poseemos conciencia ecológica entonces desarrollamos el pensamiento ecológico. De esta manera tomamos acciones que contribuyen a mejorar el ambiente que nos rodea y evitar los daños. También contribuimos al bienestar de las personas, la eficiencia de la producción, la rentabilidad, el mejoramiento continuo y cultivamos en otros la conciencia ecológica. Además todo lo que hacemos lo hacemos con responsabilidad social compartida.

Conclusión

Todos estamos viviendo con rayos por lo tanto pensamos en los rayos y nos protegemos contra los rayos porque tenemos conciencia ecológica y cuidamos el planeta.

Descargar artículo

Deja un comentario